ASCENSO: UNA RAZÓN DE SER

0
16
Arriba: Tissera, Barros, Corulo y Ruano. Abajo: Corado, Aguirre, Martínez, Fino y Mendoza.

Cómo todos saben soy periodista. Siento una profunda pasión por el fútbol, el deporte en general pero con los años, lo que ha crecido sin dudas, es mi amor por defender este laburo. Tan difícil pero a la vez hermoso que es el de comunicar.

Tal vez en esa lógica de pensar que todos tenemos como objetivo escalar hasta lo más alto, es que se pierde el verdadero sentido de las cosas. El querer pertenecer a un determinado sector social no está vinculado directamente con la importancia, siempre relativa, de un club. Tuve la suerte de laburar en uno de los programas más vistos de la TV Argentina. En Fútbol Permitido pude poner mi cara en una presentación que medía mucho en el rating ¿Me gustó? Claro, a quien puede no gustarle que se conozca su obra, su trabajo. Ser reconocido. Ser visible, en definitiva es la cuestión. Y, en consecuencia, visibilizar es la labor del periodista.

Cuando empecé a recorrer este apasionante mundo del periodismo, lo hice en el ascenso. Me tocó hacer vestuarios, comentar, relatar. Lo hice en radio, muchísimo tiempo. También tuve la suerte de estar en un medio gráfico y cubrir el día a día de varios equipos. Lo que la gente no sabe, lo que el periodismo que invisibiliza el ascenso no sabe, son las historias que hay detrás de esos clubes que albergan montones de pibes que sueñan con llegar a Primera para cumplir sus sueños, el de sus familias, llenar sus panzas, ó simplemente subsistir.

Quiero poner solo un par de ejemplos. Son dos de los clubes a los que más seguí en el ascenso. Uno me abrió las puertas de par en par y me dejó formarme como periodista. El Club Atlético Los Andes. El milrayitas tiene para mi un valor incalculable. Es un club al que quiero mucho porque allí pasó montones de jornadas haciendo lo que me gusta pero también aprendiendo. En Lomas fui el que manejó el cartel de los cambios un día que no llegó la persona encargada y no había nadie que lo pudiera hacer. Otra vez fui la voz del estadio. Antes había estado cubriendo el ascenso tras ganarle la promoción a Chicago. Ese día hice de camarógrafo para Zona Sur Deportes. En Los Andes conocí grandes laburantes, excelentes personas. Cada vez que vas a un partido al Gallardón, en el entretiempo te brindan un agasajo digno de cualquier club de primera. Pero tiene más valor, respetan el laburo de la gente.

De Los Andes me llevé amigos que aun hoy siguen en contacto pero sobre todo experiencia. De esa que te marca. De ver como algunos juveniles rompen en llanto luego de firmar su primer contrato. Esa mezcla de felicidad, bronca, desahogo. No me voy olvidar jamás ese día. Junté a todos los pibes que pusieron su primer gancho e iban a recibir un sueldo, un puñado de pesos, para poder llevar a sus casas. Ese día, uno de ellos, contó que erán muchos hermanos, que sus papás a la noche no comían y que los más grandes se turnaban para hacerlo.

Después me di el gusto de seguir la campaña de uno de los clubes del que soy simpatizante. El Deportivo Morón. Primero relaté, recorrí montones de estadios, charlé con glorias del club que hoy me ven y me llaman por mi nombre. Con el tiempo colaboré en prensa y vi de cerca otra vez, la función indispensable que cumplen los clubes. Esos que no son grandes como Boca ó River pero que te valoran a vos por lo que sos, no por tu nombre o procedencia.

En el ascenso un DT te explica, te enseña. El dirigente te cuenta lo que les cuesta mantener el Club funcionando. El canchero te da una clase de historia y te nutre de anécdotas. Los periodistas más experimentados, te cuentan la verdad de la milanesa y rememoran viejas hazañas. Esas olvidadas.

El fútbol de ascenso te hace crecer como profesional pero sobre todo como persona. El fútbol ese despreciado por algunos personajes que solo quieren tener fama y dinero es el que realmente te hace recordar siempre, absolutamente siempre, de dónde venís. Siempre se dijo que para saber a dónde uno va, necesita primero conocer su origen. Trascender no es transitar un camino ideal sino aprender de cada experiencia, mantenerla viva a la vez que uno crece.

Compartir
Artículo anterior“INSTITUCIONALMENTE CRECIMOS MUCHO”
Artículo siguiente“LA LLEVO COMO SE PUEDE”
Periodista, castelarense. Egresado de DeporTEA. Ex Fútbol Permitido, FPT, Diario Registrado. Director De Xeneizes y Millonarios y Diario Minuto Cero. Relato para TyC Sports Play.