LA PANDEMIA JUEGA DE ENGANCHE

0
94
Ilustración: Tomás Duhalde

¿Y ahora, que hacemos con la información, el análisis, las historias, el fútbol?

Bueno, en primer medida hay que hacer hincapié en la pausa. Una pausa que en lo personal enamora de sobremanera, que te permite tener un tiempo más para pensar. Qué lindo ejercicio el pensar, el no comprar información al por mayor sin saber el porcentaje de veracidad.

«La gente prefiere tener razón a ser felíz», esa frase la escuche unas semanas atrás en boca de Estanislao Bachrach, donde con argumentos sólidos explica que al cerebro no le importa en lo más mínimo la felicidad, sino que sus pensamientos coincidan con lo que el emisor les ofrece. Esto indefectiblemente se potencia en el fútbol.

En la política, de alguna u otra forma, ocurre algo similar, con matices de ciertas convicciones, lealtades y sobreideologizaciónes. Haga la prueba, al menos una vez. Sintonice la radio o utilice el medio de comunicación que más le guste y analice detenidamente lo que le están diciendo, procese la información, digiérala y vea el resultado. No falla, si le contaron una realidad efectiva y a usted no le gusta o piensa otra cosa, aparece el sesgo y se inventa una “realidad paralela” que lo deje tranquilo.

Con los siguientes datos, que por cierto son datos duros otorgado por la Organización Mundial de la salud (OMS), no hay lugar para la especulación: Al momento son 2,891,015 los casos confirmados por Coronavirus y 205.686 las muertes por la enfermedad. En Argentina, al momento, el total de casos confirmados es de 3.780 y 185 fallecidos.

El Covid-19 cambió la historia del deporte, tal vez llego para quedarse, aun no lo podemos asegurar a ciencia cierta, pero hoy por hoy ya está haciendo estragos desde lo económico. Y volvemos a foja cero, el virus forzó la pausa, allí en 3/4 de cancha, como una especie de enganche, parando la pelota en todo el eterno sentido de la existencia mundial de la palabra.

En los últimos días la FIFA manifestó que está trabajando en los detalles de un «Plan Marshall del fútbol» para afrontar las cuestiones financieras de la pandemia. El plan incluiría las reservas de 2.700 millones de dólares para «colaborar con los más necesitados».

¿Y los wines, donde quedaron? Los que juegan por izquierda argumentarán una teoría, los que juegan por derecha plasmarán otra. Pero el enganche no. El enganche piensa, no le interesa realizar un tiempo más, porque un tiempo más para él es un tiempo menos. Al entender la jugada, lo entendió todo.

No, esta columna no tiene ninguna solución mágica para la vuelta del fútbol ni para la reactivación de su economía. Acá solo le vamos a poder ofrecer una colección de sugerencias de pensamiento nacional-cultural criollo, aferrándose a la creencia de lograr una comunidad organizada, pensando en lo colectivo por sobre lo individual, respetando el aislamiento social, preventivo y obligatorio, preservando la vida, dejando de lado las zonceras, entendiendo que este partido viene bravo, que poco a poco se derrumba el orden mundial y que emerge un reordenamiento en el mundo.

Entonces bien, seamos sofisticados, agudicemos el ingenio, forjemos un estado fuerte para que intervenga y contenga a la sociedad en estos tiempos difíciles. No miremos hacia los costados, donde corren desaforadamente buscando el bienestar y la libertad individual del sálvese quien pueda que siempre nos venden desde el norte.

Pues ya lo sabemos, la pandemia es inteligente, juega de enganche. Y nosotros deberíamos hacer lo mismo, como argentinos bien nacidos que somos, priorizando el grupo, haciendo una pausa, para que vuelva el futbol y, recién ahí, volvamos todos.